snapchat logo facebook logo twitter logo instagram logo youtube logo

Una colegial brilla en el atletismo mundial

Una colegial brilla en el atletismo mundial

Por: Edgar X. Vargas Acevedo (edgar.vargas1@upr.edu)
Huella Deportiva

viernes, 16 de diciembre de 2016

 

Mayagüez, P.R.    Nacida y criada en la ciudad de Carolina, Nilsa París se distinguió desde adolescente por su gran velocidad en todas las carreras en las cuales competía desde el nivel escolar.

“Desde muy pequeñas, tanto mi hermana Vilma y yo, dominábamos las competencias de los field days. Las personas se sorprendían con nosotras y nos decían que éramos unas gacelas, porque la ventaja que teníamos sobre las demás competidoras en cada uno de los eventos, era impresionante”, dijo París.

Tras una destacada participación a nivel de intermedia y en la Escuela Superior Julio Vizcarrondo Coronado, recibe el llamado patrio, por primera ocasión, en el año 1974 para representar a Puerto Rico en los Juegos Centroamericanos de Atletismo Juvenil en Maracaibo, Venezuela, en donde logró colarse a las finales en los eventos de 100 y 200 metros con apenas 17 años. No es hasta el 1975, cuando llega ese primer acercamiento con el Colegio, tras una visita a su hogar del tercer rector del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM), Rafael Pietri Oms.

“Nosotros veíamos al Rector y creíamos que era el Gobernador de Puerto Rico, quien nos había visitado para reclutarnos. Fue un momento bien grande para nosotras, tanto para mi hermana como para mí. Recuerdo, como si fuese ahora, cuando le dijo a mis padres que quería llevarnos a las dos al Colegio para poder ganar, por primera vez, unas Justas en la rama femenina. No solo estaba impresionado por nuestras marcas en la pista, sino por las excelentes notas que teníamos en la escuela superior. De igual forma, Salvador Alemañy era también un fiebrú del deporte. Recuerdo muy bien todas esas veces en que Alemañy llegaba a la pista, una vez concluía sus labores de oficina como Rector, a anotarnos los tiempos a mi hermana y a mí”, añadió la colegial en un aparte con Huella Deportiva.

Durante los años 1975 al 1979, París representó los colores verde y blanco en las Justas de la Liga Atlética Interuniversitaria (LAI) y también los colores patrios en los distintos eventos internacionales. Junto a Vilma, fue pieza clave en el primer campeonato femenino en la historia del Colegio en unas Justas, en el año 1978. Durante su etapa como atleta, la “eterna velocista”, como muchos le llaman, trajo medallas en los eventos de 100, 200, y 400 metros, así como 100 metros con vallas, salto largo, jabalina y campo traviesa. Del mismo modo, logró un sinnúmero de medallas, tanto a nivel local como internacional, en el relevo 4 x 100 metros junto a Vilma, Marie L. Mathieu y June Candle.

Una vez culmina su participación en la LAI, Nilsa se mantuvo activa en el atletismo, representando a Puerto Rico en el panorama mundial. Entre sus logros, como una atleta profesional, en 1982 obtuvo medalla de plata en los Juegos Centroamericanos de Cuba en el relevo 4 x 400 metros. Ya para el 1998, comenzó a romper todos los pronósticos en la categoría máster.

En su más reciente competencia, el Campeonato Mundial de Atletismo Másters, que se llevó durante este año en Australia, logró, por primera vez en la historia del atletismo de la isla, una medalla de bronce en los 100 metros plano en la categoría de 55-59 años, con un tiempo de 13.92.

“Para esta carrera me preparé bien fuerte, porque quería lucir bien. Como estoy saliendo de categoría, es más difícil hacerlo porque se compite con gente mucho más joven que uno. Sin lugar a dudas, esta ha sido la medalla que más he disfrutado en mi vida. Cada vez la competencia máster se pone más dura”, agregó la también integrante del Pabellón del Deporte Colegial.

 

Mostrando 4.jpg

                                                       (Foto: Suministrada)

 

Ya con 59 años de edad, la colegial Nilsa París anticipa más carreras representando a Puerto Rico en la categoría master.

“El que aún esté representando a Puerto Rico, para mí es una honra y seguir corriendo, es inmenso para mí. Mi papá duró noventa y mis abuelas de ciento dos años, y acá en el mundial hubo dos carreras de personas con cien años. Yo los vi corriendo, y me pregunté: ‘¿por qué yo no puedo hacerlo?’. Voy a seguir compitiendo mientras tenga la salud para continuar motivando a la gente para que siempre se mantengan saludables”, finalizó.