snapchat logo facebook logo twitter logo instagram logo youtube logo

El Colegio regresa a la cima del tenis de campo

El Colegio regresa a la cima del tenis de campo

Por: Daniel R. Desa (@desa_desa)
Huella Deportiva

sábado, 3 de marzo de 2018

 

Mayagüez, P.R.    En los pasados días, las Juanas y Tarzanes continuaron con la racha de triunfos consecutivos para el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) durante el actual semestre deportivo de la Liga Atletica Interuniversitaria (LAI) de Puerto Rico, logrando treparse en el medallero en ambas ramas del tenis de campo.

 

Las Juanas se coronan nuevamente como CAAMpeonas

En la mañana de ayer, las Juanas del RUM volvieron a la cima del tenis de campo al derrotar en casa a las Jerezanas de la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras (UPRRP) en la serie final de la LAI. El combinado verde y blanco destronó (3-1) a las pasadas campeonas, para convertirse en las nuevas reinas del tenis de campo femenino. De esta manera, las colegiales consiguieron el décimo título en la historia de la institución y el segundo en los pasados tres años bajo el mando de la joven Joanna Ortiz.

A primera hora, en la fase de dobles, las mayagüezanas lograron imponerse en ambos partidos para tomar ventaja 2 a 0 rápidamente, y colocar contra la pared a las ríopedrenses. La dupla de Andrea Gelabert y Dalitzandra Padial fue la primera en darle la ventaja al RUM al conseguir la primera victoria 8 por 6. Más tarde, en un duelo sumamente reñido, las juanas Paula Jiménez y Paula Medina lograron conseguir esa importante segunda victoria 9 por 7, para declarar jaque mate a las Jerezanas.

En la fase de los sencillos, se jugó un solo partido que fue suficiente para que las Juanas vencieran al conjunto rojo y blanco en el partido por la presea dorada. La autora de la victoria fue la veterana Andrea Gelabert, demostrando por última vez su cría colegial al imponerse (6-4 y 6-4) ante Jennifer Gómez para consagrarse como las nuevas campeonas.

La estudiante de último año de participación, reflexionó sobre la clave del conjunto para alcanzar el éxito.

“Pienso que, para alcanzar este éxito, fue esencial la integración de las prepas al equipo que ya estaba conformado. Indudablemente, había mucha química y eso ayudó grandemente. El factor que más nos motivó fue que para cuatro integrantes del equipo, este era nuestro último año y queríamos irnos con esa satisfacción de que lo dimos todo en la cancha. Además, queríamos enseñarles a las prepas que este equipo es uno que su estándar acostumbrado es llegar a finales”, destacó Gelabert para Huella Deportiva.

Asimismo, expresó su sentir sobre el alcanzar dos medallas de oro en 4 años.

El camino ha sido largo y duro, pero la satisfacción de alcanzar las metas propuestas compensa como no tienes idea. Estoy en una nube, la emoción de alcanzar un campeonato es indescriptible, pero más aún, estoy super agradecida de un sistema de apoyo tan y tan sólido, entre mi familia, mis mejores amigos, mi entrenadora, mis compañeras y mi novio. Cada vez que el miedo me inundaba o la duda me atacaba, ellos se encargaban de acordarme quién soy y por qué estoy donde estoy. Llevarse dos oros y una plata no están nada mal, me puedo ir tranquila. Gracias a Dios, por darme la capacidad de alcanzar estas metas”.

“Este oro se lo dedico a mi abuelita, Yeyin. La vas a ver en todos mis juegos no importa qué. Ella es la luz de mis ojos y gracias a ella comencé este maravilloso deporte. A ella le debo todo mi ser. Definitivamente, estos cuatro años me han enseñado demasiado, pero me voy tranquila y satisfecha con todo lo que pudimos lograr. Con muchas ansias de ver todo lo que me espera”, añadió la estudiante de biología.

Asimismo, Joanna Ortiz se mostró sumamente orgullosa de la gesta alcanzada.

Debo decir que estoy súper contenta con el trabajo realizado por el equipo, porque todas somos un equipo, y agradecida por todas esas personas que estuvieron allí y que estuvieron durante la temporada. Gracias a Dios sobre todo, porque a pesar de que nos envió varias pruebas estos últimos días, nos ayudó a salir con la victoria. Otra meta cumplida”, expresó la entrenadora.

 

Plata con sabor a oro para los colegiales

El pasado jueves, los Tarzanes de tenis de campo del RUM sorprendieron a todos los seguidores del deporte, al alcanzar la medalla de plata de la LAI.  A pesar de haber caído 3 por 1 ante los Cocodrilos de la Universidad Metropolitana (UMET) en la fase final del torneo, los tenistas celebraron la presea como si fuese una dorada.

Al inicio del año, la plantilla de los mayagüezanos sufrió diez bajas. Sin embargo, el equipo logró mantener su nivel de juego gracias a un trabajo excepcional de los estudiantes de primer año y su capitán Humberto Vergara. Cabe resaltar que el combinado verde y blanco vino de menos a más, derrotando con mucha cría y carácter a un equipo ríopedrense de gran calibre en la parte semifinal del torneo.

 “La clave fue la confianza que desarrollamos como equipo durante la temporada. Sabíamos que el equipo tenía el talento para llegar hasta la final y estar entre los mejores. Unas victorias en encuentros importantes provocó que el equipo se creciera y confiaran en sí mismo, y eso fue lo que nos pasó. No hay mejor motivación para un atleta, que representar al Colegio y tener la satisfacción de que lo diste todo en esa cancha”, destacó Vergara para Huella Deportiva.

A primera tanda, el RUM dividió los dobles ante el conjunto metropolitano. El primer doble fue dominado vía paliza por los Cocodrilos con marcador de 7 a 1. Luego, la dupla colegial formada por Guillermo Jiménez y Humberto Vergara empató el partido al imponerse 8 por 5 sobre la UMET.

A segunda tanda, los colegiales y las raquetas mayagüezanas nunca respondieron al dominio que presentó el equipo rival cayendo en el primer sencillo (6-0 y 6-1) y posteriormente en el segundo (6-4 y 6-4) un poco más reñido, pero sin éxito para conquistar la medalla de plata.

El capitán Humberto Vergara manifestó como trabajó para unir al equipo y sobre lo que significa para él este subcampeonato.

“La disciplina es pieza clave en un equipo, pero lo más importante es tener una buena actitud y eso era lo más que le enfatizaba al equipo. Quería que el equipo diera lo mejor siempre y que supieran lo que significa jugar para el Colegio. Estoy sumamente orgulloso de este equipo porque sé que dimos lo mejor. Sufrimos como equipo y celebramos como equipo, lo dimos todo, nos esforzamos por llegar hasta aquí y al final no hay mejor satisfacción que esa. Le dedico esta medalla a mi familia, a mi equipo y a todas las personas que de alguna manera u otra aportaron para que esto fuera posible”, expresó el estudiante de ingeniería civil.